La chalina de la esperanza

Entrevista December 18, 2009
Categoría Conversas
Tags

La fotógrafa Marina Garcí­a Burgos (@marinagb) y la periodista Paola Ugaz (@larryportera) han tenido una idea: invitar a las mujeres de Ayacucho ví­ctimas de la desaparición de un ser querido a raiz de la guerra interna a tejer pequeí±as “pastillas” que juntas formarán una enorme chalina que será convertida en una pieza artí­stica de museo. La habitación de henry spencer.

Tejiendo esperanza

Un cuarto de siglo después de que las mujeres y hombres de Ayacucho salieran a las calles y tocaran las puertas de los cuarteles en busca de sus seres queridos, detenidos primero y desaparecidos después por las Fuerzas Armadas: no terminan de encontrar las respuestas a las miles de preguntas que los acompaí±a cada noche al acostarse: quienes serán los que se los llevaron, porque me sucedió a mí­ y a donde puedo ir a rezarle a mi ser querido que se encuentra desaparecido.

Al tejer pensando, recordando, llorando y creando la “pastilla” de lana a su ser querido, se intenta, quizás por unas horas, acallar ese dolor que se encuentra dentro de los corazones de los familiares desde el dí­a en que desapareció su familiar y dejar un vestigio para que el paí­s conozca de su vací­o.

Cada “pastilla” tejida por estos hombres y mujeres formará parte de una chalina inmensa y que será convertida en una pieza artí­stica de museo por la fotógrafa Marina Garcí­a Burgos y la periodista Paola Ugaz, en homenaje permanente a esos peruanos que nunca serán encontrados en las mas de 4.600 fosas en todo Perú.

Así­ también se espera que Perú sea reconocido a nivel mundial como el segundo paí­s con mayor número de desaparecidos en América Latina después de Guatemala, cerca de 15 mil personas, en su mayorí­a con el quechua con lengua materna.

El paso siguiente y a modo de reparación simbólica busca lograr la formación de una microempresa de tejido exitosa que emplee a las mujeres y hombres que fueron ví­ctimas de la guerra interna que sacudió a Perú entre 1980 y 2000, y que exporte a Europa y a Estados Unidos, tejidos para nií±os de 0 a 12 aí±os.

Es tiempo de memorias, pero también es el tiempo de la esperanza y creemos que la esperanza la podemos lograr a través del milenario arte del tejido andino, quizás el lenguaje no descubierto aún de los antiguos peruanos.