Ministerio de cultura for dummies, por @elmorsa



Más sobre el tema:
-Ministerio de Cultura en el Perú, por El Morsa
-Nadie se opone a la promocion de la cultura, pero…, en Instituto Peruano de Economí­a
-Misterio de Cultura, por Augusto ílvarez Rodrich
-La importancia de la cultura, en Economí­a de los mil demonios
-La cultura y su ministerio, en Desde el tercer piso

La habitación de henry spencer.

  • Compartir


Esta entrada fue publicada el 15 de July de 2010. a las 7:42 pm. Y se encuentra archivada en la categoría . Puedes seguir los comentarios a traves del RSS 2.0 feed.

7 Comentarios en “Ministerio de cultura for dummies, por @elmorsa”

    dante

    Es vital que el Peru tenga su Ministerio de Cultura tenemos que estar a la par de los paises que si lo tienen, ademas esto es cuestion de estado.

    saludos.

    Aldo Mariategui

    Minuto 2:20
    “…grupo de gente: intelectuales, sociólogos, antropólogos, historiadores, museólogos, etc…”
    CAVIARES PUES!

    “…apoyo de redes internacionales…”
    ONG’s ROJAS PUES!

    ahí­ está el problema pezweón!!!

    Buena explicación Morsa, bien ahi con el look de Leonard de TBBT.
    Como haces para subir videos de mas de 10 mins?.

    Krisostomuzz

    Totalmente de acuerdo con el comentario de arriba.
    Puro Caviar !!!! y puro figureti.

    Cale

    “El futuro dejado a sí­ mismo, solamente repite el pasado. El cambio sólo puede ocurrir ahora” – Nisargadatta

    Mientras que no seamos conscientes y activos al asumir nuestra ciudadaní­a dificil será que las MUROS SE QUIEBREN.
    Mientras los prejuicios invadan nuestras categorí­as mentales se perpetuaran los barreras.

    Rebeca Raez

    Hay dos temas que han venido siendo tratados por ser la médula de la creación del Ministerio de Cultura y que merecen ser discutidos pacientemente, pues los documentos editados sobre La Ley de Mecenazgo y el Convenio 169 de la OIT- Declaración de las NU sobre los derechos de los pueblos indí­genas; contienen temas no especí­ficamente inclusivos al quehacer cultural. Estos temas cruzan el interés de otros Ministerios, tales como el Ministerio de Economí­a y Finanzas en razón de los Impuestos deducibles por la referida ley, y en el Convenio 169 los Ministerios respectivos del derecho al empleo, la educación y la salud. Derechos que los gobiernos occidentales se comprometen a lograr –por ahora todo esta escrito en el papel – y que los pueblos indí­genas van recuperando por su papel preponderante en la historia de la territorialidad; y que dicho sea de paso, nosotros también abogamos a favor. Sin embargo, la inclusión de múltiples oficinas tales que el INDEPA ya existentes en este nuevo Ministerio, crea el efecto Frankestein muy bien mencionado por Peru21. Estos documentos que plantean ser el eje de funcionamiento de nuestro Ministerio de Cultura no deben ser tomados a la ligera y requieren de nuestra reflexión.

    Abordemos el primer tema.

    La Ley de Mecenazgo ha tenido la aprobación de la CONFIEP y la Sociedad Nacional de Industrias. Estas instituciones que son master en la materia de finanzas y administración tributaria, saben que un modelo de donaciones para la subvención de proyectos culturales puede funcionar. Sus opiniones están dirigidas a la afectación económica que el gobierno pueda tener en relación a los porcentajes del impuesto a la renta, un análisis puntual de los conocedores de esta materia. En verdad, esta Ley plantea al sector privado como un buen aliado de la cultura en tanto motive a generar hechos artí­sticos relacionados con nuestra identidad y/o nuestra contemporaneidad o en otros casos ampare proyectos ya existentes que prueben una trayectoria artí­stica consecuente, con resultados positivos en las poblaciones afectadas. Pues la cultura esta en nuestras manifestaciones y corresponde a los artistas proponer el hecho artí­stico y la importancia de su impacto dentro de un proyecto de construcción nacional.

    De la misma manera, la Ley hace mas ligera la carga presupuestal del Ministerio de Cultura. Es un ejemplo que se viene dando en otros gobiernos latinoamericanos y europeos con excelente resultado en las industrias culturales, entendiendo el Mecenazgo como un impulso para generar resultados cuantitativos y cualitativos. El Mecenazgo no es la gallina de los huevos de oro; es una estrategia de oro para fomentar la riqueza cultural de una nación y con ello multiplicar su riqueza económica.

    En nuestra historia existen ejemplos de alianzas exitosas entre las empresas y los gobiernos locales para salvaguardar la cultura. La formula Adopta un Balcón de la época de Andrade salvó gran parte de nuestros hermosos balcones coloniales del Centro de Lima. La recuperación, restauración y conservación del patrimonio arquitectónico antiguo es una inversión de varias etapas ya que requiere de materiales especí­ficos y especialistas para cada área. De la misma manera, un proyecto artí­stico que consiga una subvención facilitada por la Ley de Mecenazgo debe tener la exigencia de su especialidad: proceso artí­stico, filosofí­a de la cultura, impacto en la población determinada, generación de mensaje. A tomar en cuenta (entre otros): relación con nuestra identidad, la inter culturalidad, la educación, la innovación, la imaginación.

    Queda sobre el tapete a determinar quienes son los beneficiarios de esta Ley. Pues de la noche a la maí±ana, como por arte de magia, todos los peruanos van a convertirse en artistas. El equilibrio entre las generaciones representativas de las diferentes visiones para abordar el arte y el público, debe ser tomado en cuenta al momento de repartir los peces y los panes.

    Por otro lado, el Ministerio de Educación sugiere que los beneficiarios debieran ser las únicamente entidades cuyo objetivo institucional sea de interés artí­stico y cultural. Estamos de acuerdo. Sobre todo en los 3 primeros aí±os el principal porcentaje de donaciones debiera ser para nuestro rubro ya que el Ministerio de Cultura está naciendo, se está estructurando. ?Acaso en la historia, otros Ministerios han invertido por si solos en nuestra cultura, en nuestras manifestaciones culturales? ?Qué porcentaje de su presupuesto? ?Por qué todos quieren subirse al mismo bus? Zapatero a tus zapatos.

    Retomando; de la misma manera y con la misma intensidad, no olvidemos nuestras regiones con un arte desbordante y muchas veces sorprendente. La nueva generación de cineastas de Ayacucho, los artistas visuales de Iquitos, los grupos multidisciplinarios de Cusco, y todos aquellos que Uds se encargarán de adjuntar a la lista. Esta Ley debe tener unas reparticiones equitativas por Región, basada en la cantidad de entidades culturales (potenciales beneficiarios de esta Ley) activas por Región; por lo cual hago un hincapié en la necesidad urgente del CENSO CULTURAL a nivel nacional. Censo de territorios de acción: comunidades, barrios, departamentos. Por el momento, la base de datos de las instituciones en red puede ser de gran utilidad. Esta información preciosa será la base de las acciones especí­ficas de los ViceMinisterios de Cultura, incluyendo la definición de presupuestos regionales por ViceMinisterio y por género. Nuestro Ministerio tiene que saber a quienes representa y con quienes está trabajando.

    Punto aparte, se comenta mucho la composición de nuestro Ministerio, pues su concepción burocrática (a la cual tiene tendencia) seria fatal. No puede ser un cúmulo de organismos ni la copia del INC sin una profunda reevaluación. Estamos hablando de la necesidad de descentralización, trabajo conjunto con los Municipios, consultas previas con los sectores culturales del paí­s, definición de convergencias con otros Ministerios tal como lo menciona Santiago Alfaro. El seí±or Presidente Alan Garcia Perez ha vivido durante muchos anos en Paris y me extraí±a que no considere ciertos ejemplos de la excepción cultural francesa. A menos que nunca haya estado interesado en el funcionamiento y polí­tica de otros Ministerios de Cultura, lo cual indica un desperdicio de tiempo en su aprendizaje de liderazgo. Por el momento, dejaremos que su buen criterio pueda orientar la formación del organigrama adecuado para este proyecto ministerial, borrando toda incongruencia estructural de raí­z en tanto a la concepción de las manifestaciones artí­sticas y la cultura.

    Pues es esa la pregunta que hace todo el mundo: ?Cuáles son los criterios del gobierno para la definición de la Cultura? La definición es vasta y compleja, sin embargo, no puede tan extensa que sea un hoyo grande que permita que todo entre. Tenemos que empezar con las cosas tangibles, visibles. La cultura se produce en sus manifestaciones artí­sticas, y ellas existen, están vivas, las podemos percibir con los sentidos, en el presente, pasado y futuro de una nación. Es de suma importancia aclarar este camino y a ello volveremos en el documento de análisis sobre las acciones y obstáculos del Ministerio de Cultura en el Convenio 169.

    Toño

    ?Ministerio de Cultura para qué? Si en el Perú no hay cultura (o es escasa), que se preocupen primero por la educación que sigue siendo más mala en la región.

Escribe un comentario