El caso Plaza Vea

Entrevista June 2, 2011
Categoría Diario
Tags

Ya todos conocemos la historia de Roberto Vega. Lo confundieron con ladrón el viernes pasado en el Plaza Vea de Av. Arequipa con Angamos y se lo llevaron, a jalones, al cuartito de seguridad.

Una vez esclarecido el tema los empleados de seguridad del supermercado -un policí­a incluí­do- se borraron de la escena, sin darle oportunidad de conversar con el gerente de tienda o algún encargado.

Al dí­a siguiente lo mismo. El gerente no está. No podemos recibir tu carta de queja. No podemos darte el nombre de las personas que te agredieron. Te llamaremos si tenemos noticias y más indignantes etcs.

Ese mismo fin de semana Roberto sentó la denuncia en la comisaria del distrito y en INDECOPI -además, llamó a RPP y Radio Capital para hacer pública la agresión- pero nada. Nadie de Plaza Vea se molestaba en llamarlo para, si quiera, solicitarle su versión de la historia.

El lunes, tres dí­as después de la agresión, grabamos para La Habitación y, minutos después, ingresamos juntos a la tienda para que Roberto intente -sí­, otra vez- conversar con el gerente. Como tení­amos la cámara prendida, se comprometieron a llamarlo inmediatamente, pero luego que la apagamos todos desaparecieron y media hora después una seí±orita le repitió la misma historia de siempre: el gerente no se encuentra.

El episodio fue posteado horas más tarde, medianoche del martes, y desde su publicación recibió toda clase de comentarios en el Facebook de Plaza Vea y RTs (re-tuiteos) mencionando la cuenta Twitter del supermercado.

Horas más tarde, aproximadamente 10 am del mismo martes, los encargados de la cuenta de Facebook deshabilitaron la opción de postear/ver posts de fans (“fanáticos” de Plaza Vea que, tras conocer la denuncia, publicaban crí­ticas de lo más duras contra el establecimiento).

(Hice mención a esto en mi Twitter. A los pocos minutos habilitaron nuevamente la opción de recibir posteos externos).

Una hora después, publicaron un mensaje en sus cuentas de Twitter y Facebook donde se daban por enterados del caso de Roberto Vega y, minutos más tarde, el mismo gerente (que “nunca estaba” en su tienda) llamó al agredido para solucionar ese mismo dí­a el tema. Se celebró una reunión cordial entre ambos.

Ayer miércoles se reunieron nuevamente y se le ofreció una indemnización al Sr. Vega.

Luego de esto, Plaza Vea cerró el tema publicando un comunicado en sus redes sociales donde reiteraban sus disculpas y se comprometí­an a “siempre responder a preguntas e inquietudes de los clientes”.

Plaza Vea Agresion

Además, se publicó una carta firmada por el agraviado donde declaraba esclarecido el tema.

Ciertamente, una extraordinaria (¿pero tardí­a?) reacción del supermecado. La pregunta es: ¿Se hubiese recibido el mismo trato de no haberse expuesto el tema en las redes sociales? Tratándose, sobre todo, de un establecimiento que no goza precisamente de una buena fama de trato al cliente.

¿Qué opinan?