Henry Spencer pirateado en Trujillo

Publicado: octubre 26, 2007 | Categoría: Diario | Tags

Esta es una de esas historias de lujo que solo podrí­an pasar en el Perú. Como la mayorí­a de uds sabrá, suelo ingresar al messenger de Spencer (lahabitaciondehenryspencer@hotmail.com) pues me gusta chatear con la gente que visita la página, responder algunas inquietudes y, sobre todo, escuchar sugerencias y nuevas ideas de los vlog-o-videntes.

Muy aparte de los chicos y chicas que no tienen nada más creativo que preguntar que «Oe LC, ¿por qué Henry Spencer?», suelen aparecer personas con ideas pajas y comentarios graciosos. Pero el tipo con el que conversé hoy fue simplemente increible.

Una ventana del messenger se abre y alguien me enví­a saludos desde Casagrande, Trujillo. Emocionado yo, contesto, y, rápidamente, estamos ya conversando de esto y de aquello. Luego de un ratito, el mismo vlog-o-vidente trujillano me cuenta que trabaja en una empresa de televisión por cable y, al cabo de unos segundos, me hace una linda confesión-elogio: «Te estamos pasando aca, ¿normal, no?».

Me quedé perplejo. Inmediatamente pensé en Martí­n Moscoso y sus carritos aplanadores de CDs bambas. No sabí­a si me los prestarí­a luego de la incómoda conversación que tuvimos y, sobre todo, si sus carritos podrí­an aplanar estaciones de televisión piratas. Me relajé. Más calmado, y curioso, le pedí­ al amable seí±or del otro lado de la ventana messengerí­stica que me explique, que me cuente, como era eso que «me estaban pasando».

«Ahh, me bajo los videos de la internet y los paso en mi programa», confirmó mis sospechas. Luego de mandarle un «ja» de tres lí­neas de duración, le comenté que eso era piraterí­a, para solo escuchar una respuesta que me hizo lanzar una nueva carcajada frente al monitor de mi PC. «Â¿Qué? ¿No se puede?».

No podí­a molestarme con él. Sus buenas intenciones me conmoví­an. Sentí­, por un momento, que este vlog-o-vidente creí­a firmemente que me estaba haciendo un favor al volverme popular en Trujillo (pasándome en la tele) y que, al mismo tiempo, yo estaba muy contento de alegrarles el dí­a a sus televidentes, con mis ocurrencias y conversaciones graciosas con famosos.

Como es obvio, no tengo el nombre de la persona en mención, ni el nombre de la empresa de cable que, dí­gnamente, piratea los contenidos que, con mucho carií±o, genero yo para ustedes, mis queridos vlog-o-videntes. Presumo, además, que después de este mensaje mis oportunidades de conocer aquellos datos desconocidos se volverán nulas.

Deseo, en todo caso, que el ingenioso empleado de aquella compaí±í­a de cable al menos se tome la molestia de mencionar la fuente de donde «toma» aquellas entrevistas, para que, así­, los televidentes trujillanos tengan la oportunidad de recurrir a la fuente original. Solo se trata, le comenté al pintoresco personaje, de colocar la dirección de la página en los videos que transmite.

«Asu, pero ahí­ tendrí­a que editar otra vez el video», me respondió.

Mi salto a la televisión se dio antes de lo previsto, y sin que yo me entere. ¿Uds que opinan?

abrazos

LC