Renato Cisneros: Bloggero codiciado

Publicado: julio 27, 2008 | Categoría: Diario | Tags

Casi nunca leo Caretas, pero luego de que varios amigos periodistas me comentaran acerca de esta nota escrita por Maribel de Paz, me animé a darle una chequeada. Si Caretas tuviese más momentos como este, probablemente se convertirí­a, como Dedomedio, en una visita habitual. (Ví­a Los Anexos del íštero)

¿Qué mayor optimismo sentimental que aquél perpetrado en el minuto álgido del orgasmo? Con demencial convencimiento se afirmará entonces «Â¡te amo!» hasta al más fugaz de los affaire. Luego, solo el silencio. Y el roche. El optimismo del cronista-escritor-poeta Renato Cisneros es, sin embargo, de mayor envergadura. Erigido en nií±o sí­mbolo del entusiasmo sentimental dentro de la blogósfera peruana, Cisneros rechaza el tí­tulo de «novio de América» mientras sigue cosechando visitas a su exitosí­simo blog Busco Novia, alojado en la web del diario El Comercio desde marzo del aí±o pasado. Ahora, alista la presentación del libro que recoge lo más suculento de tan improbable bitácora virtual. Poco auspiciosa, la solapa del libro dice respecto del autor: «hay gente que piensa que debió morir».

En tiempos de divorcios rápidos e industrialización del one night stand, mantener el entusiasmo amoroso se presenta como una tarea titánica que bordea el delirio de grandeza. Sin embargo, hay quienes persisten en la brega. Y en la braga. Y aunque a veces provoque afirmar, como Bukowski el maldito, que el amor es un perro del infierno, probablemente insistiremos como él en buscar al indicado, «gateando de cama en cama». Y esa, ciertamente, es la búsqueda de Cisneros, aunque se esfuerce por aclarar que lo del blog es más la construcción literaria de un alter ego. «Me genera frustración cuando veo que el vocativo de Renato Cisneros es blogger, que parece el eructo de un sapo», dice e insiste en que preferirí­a ser reconocido como escritor.

Ferviente caserito del estropicio romántico y, según muchos, figuretti profesional, Cisneros se esfuerza por remover el azúcar que reposa, rebelde, en la cumbre de un imponente capuchino con crema. En un restaurante del centro de Lima, y luego de posar para el lente de CARETAS convertido en perfecto muí±eco de torta, Cisneros acusa el golpe de la primera pregunta: ¿Cuál es el lí­mite? Para el optimismo sentimental, se entiende. Y para el exhibicionismo, se sobreentiende. «No es una búsqueda obsesiva porque si no me irí­a a los clasificados», retruca, «hay un juego implí­cito de crear este personaje errático que espera encontrar a alguien, es una suerte de personaje literario, un alter ego… pero no es un striptease arbitrario, tomo de mi vida lo que creo que puede encajar en la vivencia de alguien que lee».

Cisneros, quien sabe que el enamoramiento puede sumir a la gente en una idiotez permanente, confí­a en que el tan temido «para siempre» sea algo que se pueda ir construyendo disimuladamente. Al fin y al cabo, del amor bien se podrí­a decir lo que dijera Paco Umbral sobre las orgí­as: cada quien hace lo que puede. Cisneros no se amilana, sin embargo, y luego de encontrar novia y volver a perderla, sigue firme en esa búsqueda de una compaí±era ideal en esta Lima que, según sus propias palabras, se empieza a desteí±ir de prejuicios. Pero no dejarse engaí±ar, a veces buscar no implica querer encontrar. Dejamos la explicación a manos del autor: «El énfasis del verbo está en la búsqueda… es como jugar Mario Bros Uno. í‰l tení­a que rescatar a la princesa, y cuando la encuentra se acabó el chiste».

Con una portada inaudita en la que el alter ego de Cisneros aparece a su vez convertido en una suerte de perturbador Principito erecto, el blog hecho libro trae una treintena de los textos más polémicos de la bitácora. Aplí­quese aquí­ el concepto de «polémica» a cuestiones gravitantes como las siguientes: la imposibilidad de verdadera amistad entre hombre y mujer, el difí­cil arte de estar solo, la supuesta superioridad del género femenino en el azaroso arte de mentir, una útil guí­a de telos para el combate carnal. Y de yapa, algunos de los comentarios dejados por los visitantes al blog. Elegidos por una serie de personalidades como Denise Arregui, Mauricio Fernandini, Carlos Carlí­n y Mercedes Aráoz en esforzada manifestación de labor ministeril, tales comentarios reflejan en ciertos casos una preocupación í­ntima por el autor. Como este antologado por Rosa Marí­a Palacios: «Yo podrí­a darte todos los mimos que solicitas». Firmado: El negro tristeza. Total, y parafraseando a la escritora Rosa Montero, a veces el amor, al igual que la muerte, «no solo te espera al final del camino, sino que también te come por detrás». (Maribel De Paz)

Perutags: , , , ,